Este jueves a las 11.11 horas se produjo el fallecimiento de Ángela Jeria, de 93 años, madre de la expresidenta Michelle Bachelet. La información fue confirmada por el entorno de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Jeria fue internada la tarde del miércoles en el Hospital de la Fuerza Área donde permanecía en estado grave pero con un diagnóstico que no tenía relación con covid. Estuvo acompañada en todo momento por su familia. En los próximos minutos la institución de salud emitirá un comunicado con los antecedentes del deceso.

Se espera que la Alta Comisionada para los Derechos Humanos viaje desde Ginebra en las próximas horas.

Los últimos meses, luego de que se diagnosticaran los primeros casos de coronavirus en el país, la antropóloga permaneció en su departamento ubicado en Las Condes, interrumpiendo sus inusuales actividades diarias que incluían salidas a comprar y trámites bancarios.

Durante este periodo, su nieto Sebastián Dávalos le ayudaba con las compras y una persona la apoyaba algunos días a la semana. Con la ex presidenta Bachelet permanecía en contacto por teléfono permanentemente, consigna La Tercera.

En los meses de cuarentena, una de sus actividades a las que se volcó fue a la lectura y a sus estudios de geografía y arqueología (su profesión).

Vida y exilio

Ángela Jeria nació en Talca, el 22 de agosto de 1926, hija de Máximo Jeria Johnson y Ángela Gómez Zamora. Se casó en Temuco en el año 1945 con Alberto Bachelet, matrimonio del que nacieron sus hijos Alberto y Verónica Michelle.

Jeria trabajó por muchos años en la Universidad de Chile, tanto en la Editorial Universitaria (1948-1958), como en la Oficina de Presupuesto y Finanzas de la Universidad, donde incluso a ser Directora de Finanzas de la Universidad. En 1969 comenzó sus estudios de Antropología los que se vieron interrumpidos con el golpe de Estado de 1973.

Ese año el general Alberto Bachelet -secretario de la Dirección de Abastecimiento y Comercialización (DINAC) en el gobierno del expresidente Salvador Allende- fue detenido y torturado. En 1974 falleció de un infarto durante su reclusión en la Cárcel Pública de Santiago. Un año después, madre e hija partieron al exilio en Australia, la Unión Soviética y la República Alemana Oriental tras ser detenidas por la Dirección Nacional de Inteligencia y torturadas en Villa Grimaldi y Cuatro Álamos.

Cercanía con la exmandataria

Durante toda su vida, Ángela Jeria cultivó una estrecha relación con su hija. Durante el exilio ambas viajaron por el mundo denunciando la represión y las violaciones a los derechos humanos que estaban ocurriendo en Chile.

Tras su retorno al país y luego de que Bachelet se convirtiera en la primera mujer en ocupar el cargo de Presidenta, Jeria ejerció funciones de “primera dama” acompañando a la mandataria en numerosos actos oficiales y apoyándola en el cuidado de sus hijos.

En 2014, cuando Bachelet fue reelecta, agradeció públicamente a su madre: “Gracias a mi madre, que ha sido mi aliada y mi guía en la vocación social, en la disciplina, en la responsabilidad”, dijo Bachelet. Luego se giró y la miró directamente: “Mamá, ¡no sabes lo agradecida que me siento de tenerte como referente y de que la gente de mi patria te valore y te quiera como te quiero yo!”.

Tres años después, en 2017, la hoy Alta Comisionada para los Derechos Humanos, volvió a dedicarle sentidas palabras a través de una carta publicada en el marco del Día de la Madre. “No siempre podemos compartir el tiempo que quisiéramos, ese tiempo de conversas que tanto nos gusta. Pero sé que el cariño enorme que nos vincula sigue intacto. Eres un pilar en mi existencia y lo seguirás siendo”, escribió Bachelet y consigna La Tercera.

Y agregó: “Agradezco que hayas sido mi compañera más cercana en los mejores momentos y también en los más angustiosos. Una compañera inspiradora, fuerte, digna y resiliente, pero también una presencia cercana, cariñosa y apoyadora”, sella la presidenta en la misiva.

Deja un comentario

Deja un comentario