Usuarios de Talca, San Javier, Yerbas Buenas y Linares culminaron con éxito tras 6 meses de intervención el Programa “Yo Trabajo Jóvenes” que, mediante el desarrollo y uso de sus capacidades personales, favorece su inserción y el acceso al mercado laboral formal

Hombres y mujeres de entre 18 y 24 años de edad -preferentemente-, además de desocupados, inactivos, disponibles para buscar un empleo o bien quienes desarrollaban trabajos precarios, formaron parte del Programa “Yo Trabajo Jóvenes” que el FOSIS desarrolló durante los últimos 6 meses en las provincias de Talca y Linares.
En dicha iniciativa destacaron componentes básicos como la activa participación de sus usuarios y usuarias, una completa capacitación y el posterior financiamiento que abarcó locomoción, atención dental, guardería infantil y vestimenta de trabajo, entre otros elementos, en beneficio directo de los jóvenes.

ESFUERZO Y SACRIFICIO
“Yo Trabajo Jóvenes” favoreció a usuarios de Talca, San Javier, Yerbas Buenas y Linares, quienes animaron una emotiva ceremonia de cierre y certificación desarrollada en Linares y que fue encabezada por el Seremi (s) de Desarrollo Social, Jaime Valenzuela; y representantes de los municipios involucrados.
“Son 77 jóvenes que creyeron en este programa liderado por el FOSIS, así que estamos muy contentos de acompañar a quienes hicieron un gran esfuerzo y sacrificio por querer insertarse en el mundo laboral, para lo cual como Ministerio potenciamos sus habilidades y talentos, sobre todo en una zona como Linares que es compleja en materia de oportunidades. Por eso hoy nos hacemos cargo de estas responsabilidades”, sostuvo Valenzuela.

MÁS OPORTUNIDADES
El Programa fue posible gracias a una inversión del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet -canalizada a través del FOSIS- superior a los 40 millones de pesos, “contribuyendo a que estos jóvenes fortalezcan sus condiciones de empleabilidad y enseguida de vida, mejorando con ello la calidad de sus vidas, la de sus familias y hogares, considerando que muchos de ellos son papás o mamás solteras y generalmente cuesta salir adelante. Por ello intervinimos específicamente en la dimensión económica de la pobreza a través del desarrollo y uso de sus capacidades personales para potenciar sus condiciones de empleabilidad gracias a la elaboración de un plan de inserción laboral individual y el acceso al mercado laboral formal”.

CONFORMIDAD
La usuaria Nicoll Quiroz, de la comuna de Linares, reconoció postular al programa “porque era una oportunidad que no se da todos los días. Encontré que era muy beneficioso para poder encontrar trabajo y afortunadamente los talleres nos sirvieron mucho para crecer como personas, adquirir importantes conocimientos y además nos entregaron herramientas muy valiosas, como en mi caso fue una bicicleta para poder movilizarme de manera gratis y llegar hasta mi trabajo”.
Claudia Figueroa, también de Linares, agradeció el apoyo del Gobierno considerando que “ahora me siento mucho más preparada para buscar y obtener un empleo. También fue bueno que nos hayan entregado una bicicleta ya que así tengo algo para movilizarme e ir a trabajar sin gastar plata en pasaje, lo cual es un ahorro bien grande. Las clases fueron muy amenas y entretenidas, así que todo estuvo muy bueno”.

Deja un comentario

Deja un comentario