La piel refleja cómo estamos por dentro. Los tips de belleza son importantes, pero nunca tendrán los mismos efectos si no cumplimos con algunos hábitos para lucir sanos. Se consigue comiendo bien, descansando, ejercitándose, etc.

Parece algo básico y que cualquier persona da por sobreentendido. Lamentablemente, el tiempo, la rutina u otros aspectos terminan consumiendo el día y no prestamos atención al cuidado de la piel.

No es un asunto de vanidad, tiene mucho que ver con salud. Es fundamental que la piel reciba el trato que merece, sobre todo porque -sin querer- la sometemos a condiciones que no podemos controlar, como los factores ambientales.

Lo que sí está en nuestras manos es la posibilidad de mantenerla envidiable, con ciertos trucos que Nu Skin listará a continuación.

Así tu piel lucirá como de porcelana

  • Apórtale proteínas con hielo

El hielo ayuda a activar el colágeno, una proteína que favorece el buen estado del rostro. Toma un cubo y frótalo sobre el cutis, preferiblemente de noche. Si lo haces con frecuencia, los resultados serán visibles más rápido.

  • Usa toallitas de arroz

¿Las conoces? El material con que se fabrican absorbe en buena medida el sudor, recoge las impurezas y limpia la grasa. Todo el sucio adherido a la piel se retira con este tipo de pañuelo. Son muy recomendadas para verano, cuando el calor pasa factura.

  • Cúbrete del sol

Es cierto, todos sabemos que hay que cuidarse del sol. Pero en ocasiones lo olvidamos. Si queremos una piel bella, aplica bloqueador solar. Es la única manera de protegernos de los rayos ultravioleta, retrasar el envejecimiento prematuro y enfermedades como el cáncer.

No salgas de casa sin echarte protector solar. Las sombrillas y gafas también convienen, así como la ropa de mangas largas cuando hace frío; pues, aunque el clima esté nublado, los rayos siempre hacen su trabajo. El frío también perjudica la piel.

  • Aprovecha las bondades de la miel

Este es uno de los ingredientes naturales más recomendados, por su efectividad en la belleza de la piel. Puedes sustituir tu jabón o crema limpiadora por miel. Es buenísima para deshacerte de las impurezas. Deja la piel suave, con brillo natural y sobre todo limpia. Después de exfoliar, asear con miel otorga un plus.

  • Consume antioxidantes

No es ir a la farmacia y pedir un frasco de antioxidantes. Si bien hay fármacos con tal especificación, las frutas y verduras, así como otros alimentos, los contienen. Son necesarios para el buen estado del organismo y se les saca ventaja para la belleza.

Sus efectos se proyectan a través de nuestra apariencia. La clave está en incluirlos en la alimentación diaria y combinarlos con agua, para hidratar, sanar y liberar  toxinas.

Naranja, mangos, zanahoria, brócoli, mora, melón, mandarina, plátano, tomate, pimiento verde, pepino, espinacas, acelgas, cebollas, almendras, piñones, nueces, maíz, cacao, canela, leche entera, mantequilla, queso, mariscos, salmón, aceite de oliva y muchos más alimentos son ricos en antioxidantes.

  • Desmaquíllate antes de dormir

Es la única manera de darle respiro a la piel. Cuando nos acostamos con el rostro limpio, retrasamos el envejecimiento del tejido cutáneo, por eso es necesario quitarse siempre el maquillaje, por más agotador que haya sido el día.

  • Usa mascarillas

Las que venden en tiendas son recomendadas, pero no más que las que puedes preparar en casa. Imagina lo positivo que sería consumir frutas y también usarlas como tópico para el mantenimiento de la piel. Cada semana prueba con faciales caseros. Hay quienes usan fresas, aguacates, miel, leche y otros ingredientes  de los que resultan excelentes mascarillas.

Con estas sugerencias tu piel lucirá descansada y siempre joven.

 

Deja un comentario

Deja un comentario