54 pequeños agricultores de las comunas de Teno, Curicó, Molina, San Clemente y Río Claro fueron certificados internacionalmente en Buenas Prácticas Agrícolas BPA – GLOBALGAP, para sus huertos de frambuesas. Esta certificación les permitirá comercializar en mejores condiciones su producción en los distintos mercados de exportación, durante la temporada 2016.
La actividad, que contó con la asistencia del director regional del SAG, Nicanor Cuevas, el SEREMI de Agricultura, Jorge Céspedes, y representantes del laboratorio acreditado y de la empresa certificadora, formó parte de una iniciativa impulsada por el Servicio Agrícola y Ganadero de la Región del Maule y la Secretaria Regional Ministerial de Agricultura, a través del Proyecto de Infraestructura Rural y Desarrollo Territorial (PIRDT), financiado por el Gobierno Regional por 158 millones de pesos.
Cabe destacar que estos agricultores forman parte de un grupo de 100 pequeños productores de la Región del Maule que se beneficiarán con esta iniciativa. Ya fueron entregadas otras 24 certificaciones en la comuna de Romeral y prontamente se hará entrega de las 22 restantes que corresponden a productores del Maule Sur. El esfuerzo individual de cada uno de los participantes significó la capacitación en temas de inocuidad, plaguicidas, seguridad laboral, primeros auxilios, higiene y cosecha, además de aprobar rigurosas pautas de evaluación de trabajo, las cuales fueron supervisadas por el Servicio Agrícola y Ganadero.
El director regional del SAG destacó esta actividad, y señaló que “con esta certificación hemos logrado que ustedes puedan ofrecer al mundo un producto inocuo, que es lo que están demandando los mercados externos; por lo tanto se abren posibilidades para que la pequeña agricultura se incorpore al proceso exportador.
Durante la jornada, una de las agricultoras beneficiadas de la provincia de Curicó, Ivonne Hidalgo, destacó que “me gustaría decirle a los demás productores que aquí se nos dio el primer empujón, pero que ahora depende de nosotros mantenernos en el tiempo e ir mejorando poco a poco nuestra forma de trabajo, asegurando un mejor futuro para nuestra familias”.
Cabe destacar que esta certificación permite que, en cualquier país del mundo, un consumidor o posible comprador pueda verificar, a través de esta certificación GLOBALGAP, que el huerto cumple con las normativas de Buenas Prácticas Agrícolas, lo que se traduce en la producción de alimentos inocuos y que pueden ser consumidos en forma segura.
Por su parte del SEREMI de Agricultura, Jorge Céspedes, indicó que, “este tipo de iniciativas realmente tiene significancia; la inversión pública va dirigida a quien hoy día necesita el apoyo del Estado; y ese es el trabajo que hoy estamos realizando acá”. Asimismo, mencionó la importancia que tiene para el Ministerio de Agricultura el poder dar cumplimiento a los ejes estratégicos del Gobierno; “durante el último tiempo hemos tenido una serie de proyectos que el Gobierno Regional ha financiado y que van en directo beneficio y desarrollo de nuestra pequeña agricultura; ustedes muy bien saben que para el Gobierno de la Presidenta Bachelet el eje central, junto a las personas, está la pequeña agricultura”.

NORMATIVA
La norma GLOBALGAP para frutas y hortalizas cubre todas las etapas de la producción, desde las actividades pre-cosecha, tales como la gestión del suelo y las aplicaciones de fitosanitarios, hasta la manipulación del producto post-cosecha, empaque y almacenamiento.
El SAG, por su parte, debe velar por el cumplimiento de la Resolución 3410, la cual establece que los integrantes de la cadena productiva deben participar de programas de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) para poder exportar.
Durante el año 2014, el SAG realizó en la región más de 800 auditorías a huertos de frambuesa y más de 100 visitas de auditoría a centros de acopio, plantas y exportadoras.

Deja un comentario

Deja un comentario