Para las 20:45 horas de este sábado está programado el inicio de la segunda Cuenta Pública de Sebastián Piñera. La primera en horario prime, en virtud del cambio dispuesto por el Ejecutivo que apuesta por lograr un mayor alcance que las versiones pasadas.

A dos días del inicio de la instancia, la Fundación Ciudadanía Inteligente, como es de costumbre, publicó su estudio «Del dicho al hecho», en donde cifra en un 53% el avance de las promesas legislativas expresadas por el Mandatario en la cuenta pública del año pasado. No obstante, el balance realizado por el propio Gobierno asegura que esta cifra es superior.

«El 88% de los proyectos de ley están aprobados o están en el Congreso tramitándosey el 84% de las medidas de gestión anunciadas el primero de junio del 2018 están cumplidas o presentan avances significativos», explicó el jueves el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel y consigna Ahora Noticias.

 

¿Por qué la diferencia en las cifras?

Evidentemente, los métodos utilizados por Ciudadanía Inteligente y el Gobierno para medir el progreso de las promesas es muy diferente. De ahí que exista una distancia de 35 puntos porcentuales entre uno y otro cálculo.

En el caso del Ejecutivo, por ejemplo, se hace un cálculo general que le da el mismo valor a proyectos de ley que se encuentran recién ingresados o en su primer trámite legislativo, que aquellos que fueron incluso promulgados como Ley de la República. Por esto especifican que el 88% de las promesas legislativas presentan algún grado de avance.

De hecho, la fundación entrega una cifra similar al momento de englobar al conjunto de iniciativas de ley sin distinguir su etapa legislativa. En efecto, señalan que de las 59 promesas que contabilizan por parte del Gobierno, 50 presentan avance.

 

Importancia de la etapa legislativa

No obstante, Ciudadanía Inteligente tiene una metodología diferente para realizar el cálculo del estado de avance, otorgando diferentes puntajes a los proyectos de ley, según el grado de avance que estos registren en el Congreso. Es decir, para ellos, un proyecto recién presentado no vale lo mismo que uno que se encuentra siendo analizado por una Comisión Mixta, por ejemplo.

Lo anterior se grafica en el llamado «estado de avance» por el cual se rige Ciudadanía Inteligente. Este resultado puede indicar: 0%, no existe proyecto de ley; 40%, primer trámite; 70%, segundo o tercer trámite constitucional y Comisión Mixta; 90%, cuando se encuentra en el Tribunal Constitucional o está pendiente de la aprobación presidencial; o 100%, cuando el proyecto ha sido publicado.

Es por lo anterior que desde la fundación concluyen que, ponderados los puntajes en función de la instancia en la que se encuentra el proyecto de ley, el avance general en el cumplimiento de las promesas legislativas que realizó Sebastián Piñera hace un año es de un 53%.

Enfrentado a esta fórmula de cálculo, el ministro Blumel destacó la importancia de todos los «proyectos fundamentales» se encuentran en tramitación. Y de paso, realizó una comparación con el avance que registraba Michelle Bachelet en el mismo estudio. «Nosotros 53%, el gobierno anterior,  con mayoría (legislativa), 44%», sostuvo en Infinita.

 

Cumplimiento total: La gran deuda

Las diferencias en la forma en que se pueden analizar y presentar estos datos pierden importancia cuando es un hecho objetivo el que se tiene en consideración, como es el cumplimiento total de una promesa. El resultado del Gobierno en este aspecto es, sin duda, el que más preocupa.

Según Del Dicho al Hecho, de las 59 promesas legales realizadas por Piñera, solo 9 se encuentran promulgadas como Ley de la República. Paralelamente, desde la fundación señalan que ninguna de ellas pertenece «promesas emblemáticas» de la actual administración.

En este punto deja de ser conveniente la comparación con el Gobierno anterior, pues este registraba una mayor capacidad de cumplimiento de las promesas, pues, a esta altura, aseguran desde Ciudadanía Inteligente, de las 57 promesas realizadas por Bachelet, 12 ya eran ley. No obstante lo anterior, en La Moneda destacan la minoría en que se encuentran en ambas Cámaras del Congreso.

Deja un comentario

Deja un comentario