Viña del Mar es una de las ciudades preferidas por los turistas chilenos e internacionales. La belleza de su mar, su festival de la canción, la oferta de paquetes all inclusive y sus amplias playas la han convertido en la ciudad estrella del verano chileno. Sin embargo, una gran cantidad de ofertas y paquetes turísticos buscan redefinir el perfil de la ciudad, generando un ambiente apto para ser visitado durante todo el año e inclusive aprovechar esos fines de semana con feriado o algunos pocos días de vacaciones.

Gran cantidad de oferta hotelera

Uno de los puntos esenciales a la hora de proyectar un viaje, aunque este fuera muy corto y solo se dispusiera de los días de un fin de semana largo o algunos días que sobran de las vacaciones, es la cuestión del hospedaje. Esta ciudad posee una gran oferta de lugares de alojamiento, algunos como campings y hostels; los cuales tienen precios módicos. Pero si lo que se está buscando es pasar unos días a puro lujo y con una gran variedad de servicios disponibles, nada mejor que parar en un hotel con todo incluído.

Despertar por la mañana y ver la costa del Océano Pacífico desde los grandes ventanales de estos hoteles de lujo es el primer beneficio con el que nos encontramos. Por supuesto, todas las comidas se incluyen en el precio final. La cercanía de Villa del Mar con el océano hace que los frutos de mar y el pescado formen parte de los alimentos tradicionalmente servidos, ¡y claro que son súper sabrosos!

¿Qué actividades se pueden realizar sin salir del hotel? la mayoría de ellos tienen servicios como gimnasio, pileta y spa. Hacer caminatas por los parques o jugar al golf es algo que puede realizarse en un día soleado. Si el clima no acompaña, las piletas cubiertas y las salas de juegos y casino son las mejores opciones. Hacia el final del día, las barras libres de bebidas y los shows de baile y animación acompañan las cenas también provistas de sabrosos manjares.

Paseos Históricos

Las visitas a los palacios y castillos de Viña del Mar es una de los múltiples servicios turísticos que se suelen prestar. El Palacio Presidencial, construido entre los años 1929 y 1930, fue una de las viviendas oficiales donde los presidentes chilenos pasaban sus vacaciones y ratos libres. Originalmente, el terreno en el cual se emplaza estuvo ocupado por el Fortín Callao. Parte de los materiales del Fortín fueron utilizados posteriormente en la construcción del Palacio Presidencial. Los cañones pasaron a formar parte de la decoración de los amplios jardínes. Esto le otorgó gran valor patrimonial e histórico, lo cual sumado al hecho de haber funcionado como residencia oficial de los presidentes chilenos, le valió el título de Monumento Nacional en el año 2005.

El Palacio Rioja, el cual actualmente es el Museo de Artes Decorativas más importante de Chile, fue construido a principios del siglo XX. Su arquitectura monumental se encuentra acompañada por varias hectáreas de áreas verdes, piscina y cancha de tenis. Parte de su estructura y de sus muebles se vieron muy afectadas por el terremoto que afectó la zona en el año 1985. Ese mismo año fue declarado Monumento Nacional, lo cual ayudó al financiamiento de su reconstrucción.

El Castillo Brunet es conocido en la zona por su particular arquitectura. Sus primeros dueños buscaron rememorar la arquitectura medieval ¡y sí que lo lograron! La construcción del año 1923 y posee variados detalles constructivos y decorativos que rememoran el pasado europeo: torres con gárgolas talladas en granito y grandes vitrales hacen volar la imaginación de quienes lo visitan.

Parque Nacional la Campana

El Parque Nacional La Campana cuenta con varias miles de hectáreas disponibles para realizar actividades al aire libre. Fundado en octubre de 1967, en la actualidad se desarrollan una serie de actividades científicas, de conservación y capacitación que ponen en valor la biodiversidad de este espacio.

Las caminatas, el senderismo y el trekking son algunas de las actividades que pueden realizarse en el interior del parque, si lo que se busca es realizar un paseo combinado con la actividad física. También se realiza avistaje de aves y fauna propia del lugar y observación de la flora, lo cual permite llevarse un conocimiento amplio sobre el ambiente del lugar. Existen guías especializados con los cuales puede escalarse el cerro homónimo, llegar hasta su cima y allí disfrutar de la observación del paisaje circundante.

Variedad de museos

Aquellos días en los cuales no se puede estar al aire libre, tal vez por la lluvia o por las bajas temperaturas, pueden ser aprovechados visitando algunos de los museos que se encuentran en la ciudad.

Un museo especial para conocer la historia, no solo de la ciudad sino del país y por qué no de su desarrollo científico, es el Museo Francisco Fonck. Este museo de historia y arqueología cuenta con la colección más grande de artefactos y “moai” provenientes de la Isla de Pascua. Cuenta también con salas de exposición sobre las culturas prehispánicas y con salas abocadas a las ciencias naturales y a la geología.

Los niños también desean hacer actividades culturales. Si el viaje es familiar, el museo Artequin es un lugar que no debe dejar de visitarse. Cuenta con una gran colección de reproducciones obras pictóricas y escultóricas de artistas de todas partes del mundo. Las visitas guiadas son interactivas y están diseñadas específicamente para niños, logrando que se diviertan y aprendan durante el paseo.

Antiguamente ,la casona en la que hoy se encuentra el Museo de Bellas Artes formó parte de las propiedades de la familia Vergara, quien fuera una de las familias fundadoras de la ciudad. Tras la compra de la propiedad por parte del municipio, dicha familia también donó su gran colección de obras de arte, las cuales forman hoy parte de las muestras estables que pueden observarse por sus galerías. Además de contar con obras de reconocidos artistas nacionales e internacionales, pasear por sus jardines y apreciar la belleza de su arquitectura es parte de la tradicional visita.

Un gran casino con cientos de máquinas y espectáculos

El Casino Municipal Enjoy Viña del Mar se encuentra emplazado en la zona céntrica de la ciudad. Ideal para salir solo o en pareja, las instalaciones del casino están diseñadas para pasar un momento de relajo y diversión.

Las salas de juego cuentan con gran variedad de máquinas de juego, mesas de bingo y mesas de juegos como la tradicional ruleta. El casino cuenta con variedad de formas de pago.Además del efectivo y las fichas, cuenta con una tarjeta propia en la cual se puede cargar dinero, y con ella acceder a todas las máquinas y juegos disponibles en el local.

Si la noche fue buena y se quiere tomar unas copas o cenar, recomendamos el restaurant y bar que se encuentra dentro del mismo. Allí se podrá disfrutar de riquísimos platos y bebidas, siempre acompañados por algún show musical o humorístico. Los viernes y sábados, a partir de las 00 horas y hasta las 05 horas, en el segundo piso del edificio se abre el nightclub OVO, un lugar especial con pistas de baile y barras de tragos, ideal para pasar la noche, bailar y divertirse con amigos.

Deja un comentario

Deja un comentario