Cuando nos esforzamos por comer mejor, solemos privarnos de las cosas que más nos gustan y que tienen fama de ser “malas” para nuestra salud. Sin embargo, algunos de estos alimentos que conocemos por su mala reputación, de hecho no necesariamente son tan malos, e incluso, en ciertas ocasiones, pueden traer beneficios adicionales para nuestro organismo.

1. Sushi

El sushi se ha ganado una reputación terrible, al ser clasificado como comida rápida, y ser presentado con frecuencia con muchas salsas y añadidos que son altos en calorías. Sin embargo, en su esencia el sushi es una opción saludable, sin importar si lo pides a domicilio, en un restaurante, o lo haces en casa: sus ingredientes centrales (pescado, arroz, palta, jengibre, algas) son alimentos que tienen una cantidad importante de nutrientes y beneficios para el organismo. El pescado fresco, en especial variedades como el salmón y el atún, son altos en proteínas y ácidos grasos omega-3, mientras que los vegetales frescos que el sushi suele contener pueden ser fuentes importantes de vitaminas y minerales. El pepino contiene potasio, vitamina C, magnesio y vitamina B1, mientras que las zanahorias son ricas en betacaroteno, fibra, vitamina K, potasio y antioxidantes. ¿Nuestra recomendación? Consume con moderación los rollos tempurizados, y evita las salsas con contenido alto en grasas.

2. Cabritas

Quizás te sorprenda leer que las cabritas son, de hecho, uno de los snacks más saludables que puedes comer, y no sólo cuando vas al cine: son altas en fitonutrientes y contienen al menos dos veces la cantidad de polifenol que hay en una ración de fruta. El polifenol es un nutriente antioxidante y antienvejecimiento que protege tu cuerpo del daño celular; según ciertos estudios, las dietas ricas en polifenoles pueden ayudarte a mantener a raya una serie de enfermedades, entre las cuales se cuentan la osteoporosis, las enfermedades cardíacas y varios tipos de cáncer. Tres tazas de cabritas, siempre que no hayan sido endulzadas con miel o azúcar, contienen solo 100 calorías y tres gramos de fibra.

3. Café

El café es uno de nuestros principales placeres culposos, y el 71% de los chilenos empieza su día con una taza de café, a pesar de que se nos ha dicho que su consumo alberga peligros para la salud. Pero el café es una fuente importante de riboflavina (vitamina B2), ácido pantoténico (vitamina B5),potasio, magnesio, manganeso y niacina. El café estimula la secreción gástrica, y de allí viene su consumo frecuente después de las comidas, dado que facilita la digestión. Aunado a ello, la gente que consume café tiene un riesgo entre un 23 y un 50% menor de padecer diabetes, así como un 65% menos de posibilidades de padecer Alzhéimer, y entre un 32 y un 60% (según los estudios) de sufrir Párkinson. Por si fuera poco, un estudio reciente indica que tomar tres tazas de café al día reduce el riesgo de muerte hasta un 12%.

4. Pasta

El supuestamente alto índice glucémico de la pasta ha disuadido a muchas personas de consumirla con frecuencia, así que les tengo una sorpresa: el índice glucémico de la pasta es, de hecho, alrededor de 50, lo que se considera bajo. Consumir pasta no elevará súbitamente tus niveles de glucosa, y por el contrario, te hará sentir lleno por suficiente rato. Ahora bien, el tamaño sí importa: la ración recomendada es media taza de pasta cocida por persona, mientras que la mayoría de las personas consumen hasta dos tazas en una sola comida. Elegir una salsa a base de tomate (en vez de una a base de crema) y prepararla acompañada de vegetales y de una proteína de buena calidad (como pollo o pescado) ayudarán a que el balance general sea a favor de la salud.

5. Chocolate

El chocolate es el ejemplo supremo de las comidas placenteras, y por ende, de los “pecados” alimenticios para las personas que están intentando cuidar su salud. Sin embargo, esto no es más que una calumnia: el chocolate posee innumerables ventajas para la salud y contiene poderosos antioxidantes que pueden ayudarte a bajar la presión arterial, proteger tus células del desgaste y el daño, evitar la formación de coágulos en la sangre, y mejorar tus funciones cognitivas. Investigadores de la Universidad de Harvard determinaron que las personas que consumían dos tazas de chocolate caliente al día lograban mejorar su memoria y disminuir los riesgos de desarrollar demencia senil y Alzheimer. Por si te parece poco, consumir una pequeña cantidad de chocolate al día puede ayudar a prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2. El secreto consiste en elegir chocolate menos procesado, con alto contenido de cacao, y bajo contenido de azúcar.

Deja un comentario

Deja un comentario