Suman 262 las denuncias, que desde febrero y a la fecha, ha recibido La Brigada Investigadora de Delitos contra los Derechos Humanos de la PDI, por adopciones irregulares ocurridas durante la dictadura militar, entre 1973 y 1990.

De acuerdo a las cifras entregadas por la PDI e informadas por La Tercera, la Región Metropolitana concentra la mayor parte de los casos con 140 denuncias, seguida por la del Biobío, con 45, y La Araucanía, con 28, todos han sido derivados a la Corte de Apelaciones de Santiago, donde el ministro en visita Jaime Balmaceda maneja un total de 530 situaciones presuntamente ocurridas tanto en Chile como en el extranjero, consigna Cooperativa.

La jefa de la Brigada Investigadora de Delitos contra los DD.HH., subprefecta Carolina Namor, detalló al matutino que la mayoría de las denuncias corresponde a «niños que fueron entregados a familias en el exterior, principalmente en Europa» y que siendo adultas comenzaron a sospechar de su origen.

Desde la PDI han detectado cinco formas de operar por parte de esta red: la primera de ellas dice relación con la sustracción del niño directamente desde instituciones de protección del Estado o servicios de salud mintiéndole a los padres diciéndoles que el niño había nacido muerto.

Un segundo escenario apunta a irregularidades en el proceso de inscripción en el Registro Civil, mediante el uso de un nombre distinto al que tenía su familia de origen; mientras que otros tres métodos se basaban en el engaño a la madre para que hiciera entrega de su hijo, a través de un tercero que lograba que la mujer entregara al recién nacido o el pago de dinero para la apropiación del menor.

La PDI habilitó el correo electrónico adopcionesirregulares@investigaciones.cl para recibir antecedentes que podrían tener relación con los diversos casos ocurridos tanto en Chile como en el extranjero.

Deja un comentario

Deja un comentario