Director Omar Gutiérrez recordó que el gobierno anterior entregó a estas familias subsidios habitacionales con la mitad del financiamiento necesario y fue la Presidenta Michelle Bachelet quien decidió aumentar los recursos para viabilizar sus proyectos.

La historia es la siguiente: los departamentos que formaban el condominio social Santos Martínez construidos en la década de 1990, debieron ser demolidos por fallas constructivas.
La solución para 311 familias, en su mayoría propietarias de los departamentos, fue la construcción de nuevas viviendas individuales. Las obras fueron gestionadas e iniciadas durante el primer gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.
El problema se generó con las familias arrendatarias y que vivían de allegadas en los edificios declarados inhabitables, a quienes el gobierno anterior les entregó un subsidio insuficiente para comprar o construir una vivienda, según explicó el Director de Serviu Maule.
“Son subsidios entregados el año 2012 y 2013, respectivamente. Con los montos que tenían estos subsidios no alcanzaba para construir viviendas, tenían un financiamiento que se acercaba al 50 por ciento de lo que costaba una obra como esta. Existió la decisión de una gran mujer, que es la Presidenta Bachelet, por financiar 35 mil familias que tenían cartoncitos en la mano pero que no eran viables. Esa decisión permitió que 1.600 familias (en la región del Maule), entre ellas las 102 familias de estos proyectos, pudieran generar felicidad para los suyos, con nuevas viviendas muy dignas e insertas en su barrio histórico”, detalló Omar Gutiérrez.
Fue así como en diciembre del año 2015, Serviu Maule pudo iniciar la construcción de 102 viviendas de albañilería con una superficie habitable de 69 metros cuadrados, organizadas en dos pequeñas villas bautizados como Nueva Ilusión y La Pradera.
Y finalmente, el proceso llegó a su fin. En vísperas de Fiestas Patrias y con lágrimas en los ojos por el largo camino recorrido, este grupo de familias curicanas recibieron las llaves de sus nuevos hogares durante una emotiva ceremonia.
“Este momento representa el sueño que esperamos durante 8 años las 102 familias. Para mí es un logro muy importante como mamá, como dueña de casa, de haber podido aportar con un granito de arena pa´ la gente que tanto quiero, que es el sector Santos Martínez”, manifestó Laura Toledo, presidenta del comité habitacional Nueva Ilusión.
“Es una emoción grande, grande, porque yo siempre pelié, siempre luché. Y por aquí y por allá tocamos puertas, hablamos con políticos, hablamos con autoridades y llegamos a esto. Porque lo importante no es quién haga las cosas, lo importante es que las hagan”, dijo con sinceridad José Torres, presidente del comité Habitacional La Pradera.
Las viviendas recibidas por las 102 familias tienen dos pisos, cuentan con dos dormitorios, baño, cocina, estar-comedor y un segundo piso en planta libre.
En tanto, los conjuntos habitacionales fueron entregados con urbanización completa, áreas verdes, juegos infantiles y máquinas para ejercicios.
Cerca del proyecto hay colegios, jardín infantil, tenencia de Carabineros, cuartel de Bomberos, un Servicio de Urgencia de Alta Resolución y está dotado de una gran cantidad de transporte público.

Deja un comentario

Deja un comentario