Todo el espíritu de la chilenidad en “Voy, le mato… y vuelvo”

Cultura y gastronomía se tomaron el International Fest de la UTALCA
70 músicos participarán en el Aniversario de la Tuna de la Universidad de Talca
Entrecuerdas sale de gira por el Maule con la Orquesta Regional

El 15 de octubre, galería Centro inaugura la exposición “VOY, LE MATO Y VUELVO” que reúne los trabajos de dos reconocidos artistas nacionales representantes de dos generaciones: Adolfo Martínez y Víctor Hugo Bravo. Ambos creadores se han caracterizado por abordar formatos tradicionales como la escultura y la pintura, pero sobrepasando sus códigos formales para desestabilizarlos y proponer nuevos lenguajes y una mirada critica e irónica en relación a los discursos del poder.

Es así como en esta oportunidad nos presentan una exposición compuesta por objetos ensamblados que, en ambos casos, aluden al imaginario nacional desde los emblemas patrios para pervertirlos, acudiendo a objetos que se asocian con la chilenidad como los símbolos y objetos característicos de la vida del campo.

Víctor Hugo Bravo presenta una serie de objetos fabricados con desechos y que tienen relación con el mundo militar: barcos y armamento revestidos con la característica pintura de camuflaje, y el pabellón nacional en que se han modificado los colores. Bravo subvierte en este montaje los clichés de la soberanía y plantea irónicamente un cuestionamiento a los marcos institucionales.

Por su parte Adolfo Martínez nos presenta una serie de esculturas realizadas con objetos ensamblados provenientes del medio rural, y que funcionan convertidos en ready made, se invisibiliza la mano humana, ya que, aparentemente no habría en estos trabajos mayor elaboración sino que se presentan tal cual existen. Herramientas para segar, trampas para animales e incluso un gallo, al apelar al mundo rural y a la vida de campo, nos hablan de una ficción de identidad que está desapareciendo por la mecanización.

Ambos artistas cuentan con una amplia trayectoria. Víctor Hugo Bravo se inscribe en la generación de los 90, participando desde comienzos de esa década en el colectivo Caja Negra, y exponiendo en importantes espacios en Chile y el extranjero. Su obra se caracteriza por un carácter experimental y subversivo, donde destaca la metáfora que plantea entre el poder institucional y militar, y la condición sexual.

Por su parte Adolfo Martínez es escultor formado en la Universidad de Chile donde se licenció en el año 2002. Actualmente está elaborando su tesis de magíster en artes visuales en la misma casa de estudios, mientras ejerce la docencia en escultura.

La exposición VOY, LE MATO Y VUELVO estará abierta hasta el 5 de noviembre y puede visitarse de lunes a viernes de 15ºº a 19ºº hrs. en Galería Centro de Talca (Uno Sur 898, local 20, Edificio Caracol)

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0