Senadora Rincón pidió detener aumento desmedido de insumos básicos “No paga Moya, paga la clase media y los pobres de Chile”

Detuvieron a Juan Castro por quebrantar medida cautelar
Juan Carlos Muñoz juró como alcalde de Cauquenes por un tercer periodo consecutivo
Municipalidad de Cauquenes suspende Festival del Río 2017

Parlamentaria demandó mayor decisión del Gobierno para enfrentar los problemas reales de aquellos chilenos que no se benefician con el crecimiento económico. “Proponemos dos medidas básicas. La primera es un bono invierno para mitigar en el corto plazo alzas como la del pan y, la segunda, eliminar o suspender temporalmente el Impuesto Específico a los Combustibles”, planteó
Un llamado al Gobierno a preocuparse de los problemas reales que afectan a millones de chilenos que no se benefician del crecimiento económico y que sufren con las alzas de insumos básicos para la vida como el pan y los combustibles, formuló la Senadora por el Maule Sur, Ximena Rincón, quien aseguró que la carestía “no la paga Moya, sino que la clase media y los pobres de Chile”

La parlamentaria explicó que un segmento mayoritario del país está sufriendo con un alza excesiva en el costo de la vida, originada en gran parte por el incremento permanente en los precios de los combustibles. Agregó que si bien esta situación tiene su origen en la situación internacional, resulta evidente que el Gobierno no ha hecho todo lo que está a su alcance para frenar esta escalada y sus efectos sobre la economía de miles de familias.

La legisladora dijo que desde un comienzo le hizo ver al Gobierno que el proyecto que creó el Sistema de Protección de Precios de Combustibles (SIPCO) era inviable, porque utiliza una banda demasiado alta para operar y porque funciona con un sistema engorroso de contratación de seguros vía licitación internacional.

“Esta es la crónica de un fracaso anunciado y por eso voté en contra. Le dijimos al Gobierno que su sistema era malo, le explicamos las causas, pero aún así insistió en su implementación y los resultados están a la vista. El proyecto fue parchado, pero los chilenos no vieron los resultados, sino que los sintieron en sus bolsillos, porque se produjo un efecto dominó que encareció no sólo el transporte, sino que también otros insumos básicos como vestuario y especialmente alimentación. Pues bien, el anuncio del aumento de 300 pesos en el valor del kilo de pan no hace más que confirmar que se debió actuar antes y mejor”, fustigó la Senadora, quien sostuvo que en el caso del pan no puede alegarse colusión sin investigar antes lo que ocurre con los poderes compradores de trigo.

PROPUESTAS

Ximena Rincón insistió en que llegó el momento de adoptar medidas urgentes y factibles de aplicar, dada la holgura presupuestaria que hoy tiene el Gobierno por el alto precio del cobre. Al respecto, expresó que es necesario atacar, de una vez por todas, la causa nacional del alto precio de los combustibles, por lo que llamó al Ejecutivo a eliminar o suspender temporalmente el Impuesto Específico.

La Senadora dijo que el alza en el costo de la vida también requiere de medidas paliativas con efecto inmediato, razón por la que reiteró su llamado a entregar un bono invierno para la clase media y los más pobres de Chile. “Recursos hay y sólo falta la voluntad del Gobierno para llevarlo adelante. Un solo dato, el bono marzo costó 300 millones de dólares y benefició a cuatro millones de chilenos, por lo que ahora puede realizarse un esfuerzo similar o aún mayor”, puntualizó.

Finalmente, la legisladora precisó que una familia tipo chilena, con cuatro personas que viven con el sueldo mínimo, va a gastar sólo en pan el 18 por ciento de sus ingresos con el kilo a mil pesos. “¿Qué pasa con los pasajes? ¿Alcanza para comprar el resto de los alimentos? ¿Qué ocurre con las cuentas? ¿Podrán comprar parafina para calefaccionar sus casas? ¿Y si alguien de esa familia se enferma? Son preguntas del Chile real que el Estado hoy debe ayudar a contestar”, concluyó.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0