OYE, ¿QUERÍ GANAR O NO?. ESCUCHA A PAPÁ…

Por Matias Carrozzi.

Se inauguró moderno cuartel de bomberos en sector Bombero Garrido de Curicó
Gobierno inauguró la ampliación de la Caleta Duao de Licantén
Concurso de composición musical Luis Advis abre convocatoria 2017 e invita a inspirarse en Violeta Parra

Con gran tristeza escuché las defensas y exterminios de un grupito de sobrevalorados comentaristas y consejeros políticos a propósito de la invasión de cifras que en menos de 24 horas nos regalaron el CERC e IPSOS, que por más errores metodológicos o discutibles elucidaciones tengan, sin lugar a dudas contribuyen con el aliño necesario a fin de sobrellevar una campaña electoral bastante monótona, carente de contenidos y a ratos muy (muy) confusa.

Asimismo, para nadie debería ser novedad que los asesores se esfuercen en manipular las “realidades” dibujadas por estos estudios a objeto de favorecer los discursos triunfalistas de sus jefes, como tampoco debería ser problema reconocer que las encuestas ayudan a representar los miedos, debilidades, fortalezas y carencias de quienes pretenden conducir los destinos de Chile. Dicho esto y dejando en claro que ambos sondeos no pueden ser confrontados entre si en toda su dimensión, por haber sido paridas de maneras muy distintas, es que sugiero a los interesados en estos temas quitar de la mente lo insignificante, prender un puchito y concentrarnos en aquello que, a mi juicio, deberían tomar nota los candidatos.

Antes de cualquier aventura, lo primero es recomendar a los postulantes que dejen de realizar espectáculos después de publicados estos sondeos, ya que exagerar la reacción supone correr dos riegos. Que tu gente se deprima y se quede en la casa sin hacer nada o que el chancacazo sea tan bien estructurado que termine motivando a los simpatizantes. ¿Correrías el riesgo?. Sobredimensionar las encuestas podría ser tan o más perjudicial que ir último en los sondeos.

Sebastián Piñera:

Debes actuar con cuidado y ser meticuloso a la hora de regalar criticas a tus adversarios. Hoy no tienes certeza (nadie en realidad) de quien será el favorecido que te acompañará en la segunda vuelta, por lo que el necesario plan de coqueteo electoral aún no tiene destinatarios visibles. Una mala actitud podría empujar a ese electorado que hoy no vota por ti a finalmente favorecer a tu adversario en el balotaje. Asimismo, cuidar el frente familiar, no correr más riegos con temas que a todas luces sabes generarán ronchas al interior de la coalición. No es malo expresar opinión, pero si lo es cuando por demostrar liderazgo y gobernabilidad los actores se sienten obligados a adoptar tus posturas.

Eduardo Frei:

Eduardo, tu no eres Michelle Bachelet. Por consiguiente, te recomiendo hacer oídos sordos a quienes insisten en mostrar tu candidatura como la reencarnación de la Presidente. Distinto es que digas “yo soy el candidato de la Presidente”, eso está bien, pero no digas que “tu eres Bachelet”. Ni tu te creerías eso, ¿verdad?. Muéstrate como eres, con fortalezas y debilidades. Nadie espera que seas robot programado para responder a la perfección a todo. Por el contrario, muchos preferirán ver que a pesar de las distancias también transpiras, vas al baño, lloras o puteas como cualquier chileno. ¿Se entiende?. Lo otro es moderar tus ataques contra Marco Enríquez. Amarrar a los rottweiler como Camilo Escalona ya que su situación personal con “Marquito” anularía cualquier intento de acercamiento, que créeme, lo requieres con urgencia. Deja de hacer cambios, súbele el animo a tu gente, motívalos…

Marco Enríquez-Ominami:

Te robaste definitivamente el concepto de cambio. Nadie tiene la capacidad para quitártelo ahora así que deja de perder el tiempo despotricando contra tus adversarios (especialmente contra Frei) y anuncia a los feligreses quienes te acompañarán en esta aventura de ser Gobierno. Marcaste la diferencia pero necesitan con urgencia ampliar tu base de apoyo (voto de protesta) y revertir con ello esto de que menos del 10% de la gallá crea que no tienes por donde ser Presidente (no en esta elección). ¿Te suena para algo lo de imagen de triunfo?. Tienes pocos días para demostrar que eres algo más que un radiador.

Jorge Arrate:

Ídolo. El que sabe… sabe.

Para finalizar esta desfachatada invitación y en un tema nada que ver con lo anterior, quisiera recomendarle a algunos de mis amigos de la UDI que tengan mucho ojo al menospreciar las cosas que hace o implemente el resto. Ironizar con el famosos manual (o guía, no me acuerdo como se llama) que están entregando los chiquillos de la Concertación para orientar la acción en los puerta a puerta es muy parecido (si no igual) a un vademécum que aún conservo en mi biblioteca, el que fue diseñado y entregado por ustedes a los candidatos en el pasado. Bueno, para ser honestos, quizás el Gobierno, los Partidos Políticos y los huéspedes de estos se han distanciado tanto de los ciudadanos que no queda otra que innovar en este tipo de publicaciones.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0