Nuevos Pensionados de la Reforma Previsional en la Región del Maule

Liceo Diego Portales recupera dependencias que ocupaba la UTalca Sede Linares
Ex pareja de madrastra de Molina reconoció que sabía de la muerte de Ángel antes de su hallazgo
Municipalidad entrega respaldo a proyecto de Skate Plaza para Linares

 Sobre 2 mil personas son las nuevas beneficiadas del 2010. En el Centro de Atención Previsional Linares del IPS, se realizó la entrega de las acreditaciones de este beneficio.

A sus 65 años, María Gladys Barros de Linares, está feliz y agradecida por haberse convertido en una de las nuevas pensionadas de la Reforma Previsional en la Región del Maule. “Me siento muy feliz porque no esperaba esto que nos sirve mucho porque los años van pasando, llegan las enfermedades –y yo tengo muchas- y se requiere mucho dinero para medicamentos. Mi pensión es un incentivo para vivir, por eso estoy contenta y agradecida de la Presidenta, porque por ella, personas como yo, que nunca trabajamos remuneradamente tenemos esta pensión” indicó.

Ella es parte de los 304 nuevos pensionados en la provincia, algunos de los cuales recibieron en Linares, el documento que acredita su condición pensionados y que en la primera concesión del 2010, benefició a mil 69 personas en la Región del Maule.

Por provincia, las personas que recibieron pensión este mes alcanzan a las 302 en Curicó, 370 Talca y 93 en Cauquenes. A estas pensiones, se suman otras mil 403, concedidas el mes pasado, llegando a 2 mil 472 los nuevos pensionados en el año del bicentenario.

Acompañados de Patricio Neira, coordinador del Área Beneficios Complementarios del IPS Maule y Doroty Orellana, jefe (s) del Centro de Atención Previsional Linares del IPS, 60 personas de Linares, tomaron parte en una charla informativa –dictada por la funcionaria Jenny Urrutia- sobre los derechos y deberes asociados a su nueva condición de pensionados.

Concluida la actividad, los pensionados no disimulaban su alegría por comenzar a recibir desde ahora una pensión, que implica ingresos estables para su vida y en muchos casos, por primera vez, la oportunidad de administrar sus propios recursos. “Me siento muy contenta y feliz, porque nunca tuve nada y ahora sí, me emociona saber que puedo disponer y decidir sobre mi platita” indicó Nalda Rocha, de 75 años.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0