Los negocios truchos y los viajes auspiciados a Europa y Argentina que tienen al alcalde Castro formalizado

Los negocios truchos y los viajes auspiciados a Europa y Argentina que tienen al alcalde Castro formalizado

Durante los años 2010 y 2011, el alcalde de Talca, Juan Castro, que se encuentra con arraigo nacional, arrendó por $500 mil mensuales una bodega en el

Cámara de Comercio de Santiago rechazó millonaria demanda de Hidroeléctrica Providencia contra Asociación Canal Maule
Insólito: Concejales de Empedrado y Colbún fueron sorprendidos por programa En La Mira “capacitándose” en Brasil
Autoridades maulinas en Brasil promueven inversiones en Sao Paulo y Fortaleza

Durante los años 2010 y 2011, el alcalde de Talca, Juan Castro, que se encuentra con arraigo nacional, arrendó por $500 mil mensuales una bodega en el centro de la ciudad a la empresa CTS, a la que había contratado de forma directa en 2009 para el barrido de la ciudad. Posteriormente, la empresa participó en una licitación. Uno de los evaluadores fue el administrador municipal y actual postulante a jefe comunal de RN, Juan Carlos Díaz, quien le vendió, junto al jefe de gabinete de Castro, terrenos a Urbano, que pertenece al mismo dueño de CTS, Christian Tizza Martínez. En paralelo, Urbano gestionó invitaciones a Argentina y Europa para Castro y sus colaboradores.

En el año 2014, el alcalde de Talca, Juan Castro, destacó en los medios regionales por el galardón con el que el cuestionado Instituto Mexicano de Evaluación (IMDE), lo había premiado como el mejor jefe comunal de Iberoamérica. Según pudo constatar en la época The Clinic Online, por tal estímulo Castro tuvo que pagar $1.677.000 por concepto de inscripción además $2.314.452 por pasajes aéreos a México. Los fondos fueron cargados al erario municipal y el “premio” fue duramente cuestionado por el Concejo.

Si la ceremonia del IMDE fuera hoy, Castro no podría viajar porque el martes pasado el Juzgado de Garantía de Talca decretó, por petición del ministerio Público, el arraigo nacional para el alcalde, quien fue formalizado el 25 de agosto por cuatro delitos de negociación incompatible y uno de cohecho

Ello por el arriendo de una bodega por parte de Castro, quien no postula a la reelección; y la venta de terrenos del administrador municipal, Juan Carlos Díaz, que va como candidato de Chile Vamos; y el jefe de gabinete de Castro, Juan Valdebenito, a las empresas Transportes CTS y Urbana Limitada. Esta última, además, financió viajes al extranjero para Castro y sus colaboradores.

LOS HECHOS
En la indagatoria encabezada por el fiscal Héctor de la Fuente, consta que con fecha 30 de septiembre 2009, la Municipalidad de Talca, aprobó la contratación directa de los servicios de barrido y levante de basurales a la empresa CTS Limitada por $42.483.000 pesos.

El contrato fue firmado el 28 de octubre de ese año por Castro y Christian Tizza Martínez, uno de los dueños de CTS junto a Ángel Tizza Santos, y se extendió hasta diciembre del año 2011.

En abril de 2010, a cinco meses de la contratación de CTS Limitada y producto de un problema que se le generó a la compañía con una propiedad por el terremoto del 27/F, la empresa arrendó una bodega a la sociedad de Inversiones e Inmobiliaria Santa Malva Limitada, que pertenece a Castro y a su esposa, por un valor de $500.000 mensuales. La facturación del arriendo se hizo por unos meses a nombre de Malva y luego se traspasó a Barraca de Fierro Castro Limitada, donde Castro también tiene participación societaria.

En paralelo, con fecha septiembre del 2011, se adjudicó la Licitación de “Barrido y Levante de Microbasurales de la Municipalidad de Talca”, a CTS Limitada por el valor de $83 millones mensuales y con fecha 02 julio del año 2013, el Concejo Municipal acordó ampliar este contratado, aumentando su valor en cerca de $10 millones. Esa modificación fue firmada por Juan Carlos Díaz Avendaño en calidad de alcalde subrogante. También participó de la comisión técnica que evaluaba la licitación.

Pues bien, con fecha 11 y 12 de julio del año 2013, Díaz Avendaño y Juan Dagoberto Valdebenito Mansilla, el jefe de gabinete de Castro, compraron dos lotes de terreno de la ciudad de Talca por un valor de $12.500.000 cada uno. Posteriormente, se acordó en una promesa de compra-venta, vender a la empresa CTS Limitada, aunque finalmente quien compra es Intervención Urbana Limitada, que, al igual que CTS, es de propiedad de Tizza Martínez. Entre julio de 2013 y mayo de 2014, cuando se concreta venta, los terrenos fueron arrendados por $ 250 mil mensuales cada uno a Intervención Urbana Limitada. Finalmente, los terrenos son vendidos por un total de $70 millones, es decir, en pocos meses, triplicaron su valor inicial.

No es el único lazo de Castro, Díaz y Valdebenito con las empresas de Tizza Martínez. En 2009 Tizza había invitado a Castro y Valdebenito, con gastos pagados, a Córdoba, Argentina y en abril de 2011, mes en que se publican las bases de licitación de Barrido y Levante de Microbasurales, el Alcalde viajó a España en compañía de los señores Valdebenito Mansilla y Walter Barruño Urra, Asesor Jurídico Municipal que también formaba parte de la Comisión de Evaluación de la Licitación de Barrido. La invitación la gestionó Jorge Klein Garfias, Gerente General y representante de Urbana Chile S.A. De España, pasaron a Francia e Italia en un periplo que oficialmente incluyó visitas a empresas de recolección de basura y que no se sabe quién pagó.

Posteriormente con fecha 01 de Julio del 2011, Urbana Chile facturó la prestación de servicios a la Municipalidad de Talca, por dos camiones recolectores de basura, por un valor de $ 6.108.600 pesos. Uno de esos camiones, es de propiedad de Valdebenito Mansilla y el otro pertenece a su expareja.

En su declaración por la causa, fechada el 6 de julio de este año, Castro aseveró que prestó pos terremoto la bodega de propiedad de Santa Malva LTDA “para que CTS pudiera guardar allí sus cosas”.

“Nunca tuve claro, es más nunca supe que esa empresa hubiere pagado algo por ocupar mis instalaciones. Eso lo supe a propósito de la investigación de Juan Carlos Díaz. No puedo precisar cuánto tiempo ocuparon las instalaciones, tal vez unos seis meses, pero en verdad no me acuerdo. Lorena es muy ordenada así que si hay 6 papeles es porque estuvieron 6 meses (…) Le reitero que no recuerdo hasta cuando CTS estuvo en las bodegas. Ni siquiera sabía, como ya dije, que hubieran pagado algo. Creo que fue a propósito de una publicación en el diario o radio que me enteré que pagaban un arriendo, pero ni siquiera se hasta cuando pagaron. Imagino que luz y agua también la pagaban ellos”, aseveró.

E insistió: “Yo ni siquiera sabía, como ya he dicho que la empresa me estuviera pagando arriendo, tampoco fui advertido por la denominada Comisión Técnica de la Evaluación de la Licitación y solo ahora que leo veo que está integrada entre otros por Juan Carlos Díaz, Cristián Ramírez, Verónica Reyes, Walter Barramuño. De los mencionados Barramuño es abogado”.

Fuente: The Clinic

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0