Las principales ideas que surgieron del Encuentro Nacional e Internacional de Trabajo Decente en Talca

Las principales ideas que surgieron del Encuentro Nacional e Internacional de Trabajo Decente en Talca

Fueron tres jornadas completas de discusión y debate con altura de miras. Más de 200 personas invitadas que llegaron desde todos los puntos del país.

En Talca se levantará la bandera de la diversidad más grande de Chile
Coordinador Galilea inspeccionó en terreno avances de los trabajos de reconstrucción en Santa Olga
Gobernadora provincial saludó a de Carabineros de Chile en su 89 aniversario

Fueron tres jornadas completas de discusión y debate con altura de miras. Más de 200 personas invitadas que llegaron desde todos los puntos del país. Visitas locales, extranjeras, expertos, trabajadores, sindicalistas, empleadores. Todos unidos por un eje en común: el trabajo. 

La actividad partió el martes 27 de septiembre con una ceremonia inaugural impecable. Allí, el director de la OIT, Fabio Bertranou, adelantaba el que sería uno de los temas principales, el concepto de trabajo decente. “Es en definitiva el paradigma que impulsa la OIT, para que los empleos tengan los derechos sociales y protección adecuada y además se desarrolle en un marco de diálogo social. El trabajo decente es importante especialmente en Chile, pues quien desarrolló el concepto fue un chileno”, dijo Bertranou y estaba en lo correcto. Ese hombre es el Sr. Juan Somavia, actualmente el Director de la Academia Diplomática de Chile.

El Intendente de la Región del Maule, Pablo Meza valoró la instancia indicando que fue “una ocasión de privilegio para cualquier persona que tenga como objetivo crear trabajos decentes, participativos, de sueldos dignos y que mejoren la calidad de vida de las personas”.

Durante la segunda jornada de encuentro, comenzaron a afinarse más detalles: se armó una estructura basada en tres puntos primordiales para el resto de los días. El primero, revalorizar el trabajo como una institución social. En otras palabras, acercar posiciones entre empleados y empresarios, creando así una relación armónica y confiable.

El segundo aspecto que a veces atemoriza: el futuro. “Hay un desafío de crear 40 millones de trabajos en todo el mundo cada año y eso tiene que ir de la mano con que sean decentes, dignos”, dijo Fabio Bertranou.

Pero eso no es todo. Faltaba el tercer punto: las cadenas de producción están experimentando fragmentaciones. En un país se crea un computador, en otro se le agrega la pantalla, en otro el procesador y así. Los procesos están cada vez más automatizados y a cargo de máquinas que ponen en riesgo el empleo del ser humano. Tampoco es preciso crear alarma pero sí mantenerse alerta y ver a la tecnología como una aliada.

Sin duda, el concepto que sonó fuerte en el encuentro fue el de diálogo social. Proceso entendido como la instancia de participación activa de empleados y empleadores, en un marco de respeto, tolerancia y vinculación.

Los aplausos sonaron fuerte el segundo día. El Subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz, anunció una medida escasamente conocida por la opinión pública y los medios de comunicación. Hace pocos días salió desde la Cámara de Diputados un proyecto de ley que permite indemnizaciones incluso con un mes de servicio. Con esto, finalizarían años de discriminación contra trabajadores que ejercen su labor esporádicamente o, peor, son contratados por poco tiempo, se les despide y luego son recontratados, evadiendo así el pago del beneficio.

La jornada de clausura finalizó con un amplio panel y la división de los asistentes en cuatro grupos. La idea era generar objetivos e ideas para los Consejeros Tripartitos de Usuarios y lo lograron.

Entre las ideas más importantes surgieron la de promover la libertad sindical, fomentando la participación femenina. Asimismo, que los CTRU se validen ante autoridades máximas, como la Ministra del Trabajo. Que se genere aún más representatividad por parte de los Consejos y que la relación con los empresarios no se desarrolle en un ambiente de tensión y menos de indiferencia.

En el salón contiguo, se desarrollaba en paralelo otro panel, el internacional. Allí, discutían representantes de la zona sur de Latinoamérica entre ellos Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay. “Cada región tiene sus experiencias propias, institucionalidad propia y dinámica propia de actores sociales. Se da un ambiente horizontal, hay una real cooperación de países”, dijo Fabio Bertranou, Director de la OIT.

La migración y los procesos productivos fueron un tema profundo en dicha cita y también en la discusión regional. Porque tal como dijo el Intendente del Maule aquel “Es un tema que nos compete a todos”. Palabras que cerraron uno de los encuentros por materia laboral más grandes del hemisferio y que se repetirá próximamente, esta vez, en Argentina.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0