Junta de Vigilancia del Río Maule da a conocer grave situación hídrica en Asamblea Extraordinaria

Junta de Vigilancia del Río Maule da a conocer grave situación hídrica en Asamblea Extraordinaria

Una temporada similar a la sequía 1998/1999 deberán enfrentar los regantes del Maule esta temporada. La Junta de vigilancia del Río Maule (JVRM), o

Condenan con presidio perpetuo a chofer de furgón escolar que violó a 3 menores sordo mudas en Colbún
En prisión clan familiar y de amigos por tráfico de droga y secuestro
José Luis Craig es nombrado Defensor Regional del Maule por un nuevo periodo

Una temporada similar a la sequía 1998/1999 deberán enfrentar los regantes del Maule esta temporada.

La Junta de vigilancia del Río Maule (JVRM), organización de usuarios de agua que administra y distribuye el estratégico recurso de más de 60 canales de la cuenca, realizó una Asamblea Extraordinaria para dar a conocer a sus regantes la grave crisis hídrica que deberán enfrentar esta temporada y cuáles serán las medidas que se adoptarán para hacer frente a esta situación.

Al respecto, el presidente de la organización, Carlos Diez, señaló que “hemos venido informando hace un par de meses la grave crisis que deberemos enfrentar esta temporada debido a la baja pluviometría y a la poca cantidad de nieve que cayó en la cordillera. Como regantes, sabemos que la suma de estos dos factores hará que el río no traiga el agua suficiente para riego. Es más, hemos visto en los pronósticos que el río será declarado deficitario desde la cuarta semana de noviembre, por lo que deberemos empezar la extracción del agua de la Laguna del Maule desde esa fecha para poder suplir el caudal necesario”.

En la reunión, el directorio recibió todo el apoyo de los participantes para actuar ante la grave situación que se vive. “Hay que analizar –comentó el presidente– cómo utilizaremos la poca agua que tenemos para poder regar de la mejor manera posible. Hoy sólo disponemos del caudal natural que trae el río, que ya sabemos será por debajo de lo mínimo requerido y que, en conjunto con lo que tenemos embalsado en la Laguna del Maule, no alcanza para regar ni siquiera como el año pasado, en que se ocuparon 683 millones de metros cúbicos, pues en este momento para riego sólo disponemos apenas de la mitad de esa cifra”.

“Hoy dimos a conocer el posible escenario de riego que tendremos esta temporada –señaló Felipe Olivares, asesor técnico de la JVRM– donde deberemos restringirnos fuertemente y lo más seguro que en diciembre partamos regando con un 70 por ciento de nuestros derechos y terminemos en marzo con sólo un 40. Tampoco se descartó la posibilidad de recurrir a la porción inferior de la Laguna del Maule en caso de vernos muy perjudicados, pero también se advirtió y explicó a la asamblea que, al hacer esta acción, podemos hipotecar aún más la temporada del próximo año”.

“La situación es tan crítica como las vividas en la temporada 1998/1999. De acuerdo al análisis entregado por el Centro de Despacho Económico de Carga del Sistema Interconectado (CDEC SIC), los caudales naturales que tendrá el río son cercanos a los que presentó esos años y el actual volumen existente en la Laguna del Maule no alcanzará tampoco para suplir  la diferencia. Además, el nivel del embalse que presenta la Laguna al día de hoy,  es inferior al que tenía el año 1998”, agregó el asesor.

Este profesional pronostica una temporada muy dura para los regantes ya que “los caudales que vamos a alcanzar traen asociados algunas perdidas agrícolas. Es por esto que, como Junta de Vigilancia del Río Maule, hemos estado informando a nuestros regantes con el fin de evitar la mayor cantidad de daños posibles. Esto también afecta nuestra economía regional y nacional, no olvidemos que el Maule es una de las principales zonas agrícolas del país”.

Asimismo, es enfático en señalar que “una nueva lluvia no soluciona el problema. Si es cálida, terminaría por derretir la poca nieve que existe en la Cordillera y nuestro caudal natural sería aún menor. Quizás la única alternativa que nos queda es solicitar el permiso a la autoridad en la materia, el Ministro de Obras Públicas, para que autorice el uso de la porción inferior de la Laguna”.

“Pero como señalé anteriormente –agregó Olivares– esta acción podría hipotecar el riego del próximo año, por lo que la Asamblea decidió hoy tratar de esperar lo más posible y evitar recurrir a esta posibilidad; la idea es acudir a ella en caso de ser sólo absolutamente necesaria”.

La sensación en los asistentes, finalizada la reunión, fue de preocupación. “Muchos de ellos quisieran que la situación no fuese cierta, pero los números no mienten. Es lamentable la situación que tendremos esta temporada,  por lo que llamamos a todos los agricultores a tomar todas las medidas del caso y a estar continuamente informados. Necesitamos estar unidos para enfrentar esta sequía como un gremio unido y preocupado de nuestra agricultura”, concluyó Carlos Diez.

El directorio de la Junta de Vigilancia del Río Maule deberá ir analizando las medidas a tomar a lo largo de la temporada y no descarta realizar una nueva Asamblea en caso de ser necesaria.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0