Fotografías revelan las heridas producidas por el terremoto en el Maule

Llega al TRM la magia del streaming
Creadores se trasladarán a albergues de Constitución para iniciativas de contención a través de las artes
#Participa2017: INJUV lanza fondo concursable para financiar iniciativas juveniles

Los vestigios dejados por el terremoto 8.8 el 27 de febrero del 2010, impactaron profundo a todo el país, más aún a quienes lo vivieron. De este día hay recuerdos, sentimientos, sonidos e imágenes. Muchos tratan de borrarlos, otros en cambio, rescatan de este suceso lo más significativo.

Esto quiso realizar Elisabeth Gumberger, una alemana que se quedó en Chile por amor. A pesar que fotografiar la tragedia le significó muchos conflictos, la decisión la tomó cuatro semanas posteriores del terremoto cuando empezó a registrar el daño.

Las imágenes dantescas trajeron sensaciones a Elisabeth, le recordaron su infancia y juventud, cuando en su Alemania natal sufría los efectos de la guerra.

Esta recopilación de imágenes tituladas “Heridas de un terremoto”, están siendo exhibidas en el Centro de Extensión de la Universidad de Talca. Son imágenes que muestran los daños en ciudades como Talca, Iloca y Curepto. 40 fotografías de las cuales cuatro son en formato de un metro 20 por un metro 80, y las otras son de 50 por 70 centímetros”.

Elisabeth comentó que en un principio, cuando ocurrieron los hechos, “yo no me sentí capas de salir con una cámara a registrar lo que estaba pasando porque tu no eres protagonista en un hecho. Fotografías desde afuera. Cuando me decidí a salir con mi cámara, me sentí totalmente confrontada a otro mundo, con otra ciudad y eso fue muy fuerte”, enfatizó.
Experiencia extrema

Elisabeth Gumberger estudió Fotografía en el Instituto de Fotografía de Munich-Alemania. Trabajó como periodista para la sección escolar de la Radio Berlín-Alemania, sobre la vida de las mujeres en Latino-América. Reportaje fotográfico sobre las Minas de Carbón y Cobre en Chile.

La fotógrafa explicó que durante los años de su carrera su objetivo no sólo ha sido fotografiar buenos momentos, también se ha enfrentado a situaciones difíciles con su lente. En su juventud estuvo en Guatemala haciendo un reportaje sobre los Escuadrones de la Muerte de ese país. También estuvo en Chile haciendo reportajes con temas sociales durante la época de la dictadura.

La experiencia personal de Elisabeth en la madrugada del 27 de febrero fue extrema. Con su familia habita una casa colonial en el centro de la capital regional, la que había sido restaurada pocas semanas. “Durante el terremoto me quedé encerrad en una habitación de la casa porque la puerta no se pudo abrir. Aún yo no puedo recordar el sonido que hubo esa noche pero tengo latente cómo se quebraron los muros y como se movía la casa. En ese momento pensaba que era el Apocalipsis”, contó Elisabeth Gumberger.

Pese a lo traumático que resultó para ella esta situación, cuatro semanas luego del cataclismo, decidió salir con su cámara a registrar lo que había sucedido. Registros que podrán ser conocidos a la exposición “Heridas de un terremoto” que se puede apreciar gratis en el Centro de Extensión de la Universidad de Talca.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0