Entregan el premio Guacolda a agricultora de San Clemente

Pequeños agricultores de Licantén y Hualañé se capacitan con éxito en etiquetado y manejo de fitosanitarios
Joven agricultor de Hualañé sigue cosechando éxitos con invernaderos de “mi primer proyectode inversión”
Pequeños frambueseros y agricultores afectados por incendios forestales podrán renegociar sus créditos con INDAP

El premio Guacolda es una distinción otorgada por la Asociación de Exportadores de Chile –ASOEX- y el Servicio Nacional de la Mujer- SERNAM- y fue entregado durante la ceremonia de celebración del aniversario nº 75 de ASOEX.

Como un reconocimiento al esfuerzo, al empuje y al coraje de las mujeres emprendedoras del mundo rural, recibió el premio “Guacolda”, Irene Díaz Castro, usuaria de INDAP del área San Clemente.

Irene Díaz fue postulada por INDAP en la categoría microempresaria, por su destacada labor como productora de berries, particularmente frambuesas. Junto a ella fueron premiadas otras 4 mujeres en las categorías dirigente frutícola, trabajadora administrativa, profesional y trabajadora frutícola.

“Yo me sentí orgullosa de representar a todas la mujeres de mi país y como agricultora representar a todas la mujeres que luchan día a día, atendiendo sus casas, trabajando en sus campos. Para mí en representación de ellas fue lo mejor que me pudo pasar en la vida. Fue una muy bonita experiencia, que nunca pensé vivir, nunca pasó por mi mente poder recibir algo así. Ir de un lugar tan apartado a recibir un premio así de manos del ministro de agricultura”, enfatizó Irene Díaz.

Esta agricultora tiene 65 años y si bien nació y creció en el campo, nunca pensó dedicarse a las labores productivas. Todo se inició hace más o menos 15 años. Hasta entonces, vivía con su padre y hermanas y era éste quien se dedicaba a la agricultura y proveía a las mujeres de la casa de lo necesario para vivir. A su muerte ella y sus dos hermanas solteras, se enfrentaron a la necesidad de hacer algo para poder sustentar sus gastos y se vieron en la necesidad de hacerse cargo de su propiedad. Tanto Irene como sus hermanas, se dieron cuenta de que eran capaces de tomar las riendas de su vida y de hacer producir la tierra que como herencia les habían dejado sus padres.

Irene comenzó de a poco a introducirse en el mundo de las frambuesas, pidió apoyo en INDAP, aprendió, se capacitó, comenzó a recibir asesoría técnica y consiguió recursos para solventar las inversiones que requería su rubro.

Hoy cuenta con una hectárea de frambuesas, es usuaria del Servicio de Asesorías Técnicas-SAT- de INDAP, trabaja con las buenas prácticas agrícolas, es socia de la empresa campesina Agrícola Corralones, a quien entrega su producción y es parte del Centro de Gestión Empresarial de Pelarco.

Paralelamente a la parte productiva, esta inquieta agricultora ha desarrollado una importante veta dirigencial siendo parte activa del Comité de Agencia de Área INDAP de San Clemente y directora del Cege Pelarco.

Además ha continuado trabajando y desarrollándose como productora y como persona. En este ámbito destaca su reciente participación en un curso de alfabetización digital, organizado por el Consejo Asesor Regional de INDAP, donde fue distinguida por el esfuerzo que colocó durante la capacitación.

Irene Díaz, recibió una escultura de Guacolda, un diploma recordatorio, un libro editado por ASOEX y $500.000 en efectivo.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0