Decisión del Ministro de Obras Públicas ocasiona grave daño a miles de regantes de la cuenca del Río Maule

Decisión del Ministro de Obras Públicas ocasiona grave daño a miles de regantes de la cuenca del Río Maule

Más de $5.500 millones para fortalecer sistemas de riego se entregaron en la Región del Maule
“Concejales viajeros” de Curicó podrán optar a penas más bajas
Se abre Fondo Concursable para proyectos que promuevan igualdad entre mujeres y hombres

Como una situación muy grave calificaron en la Junta de Vigilancia del Río Maule (JVRM) el hecho que el Ministro De Obras Públicas, Alberto Undurraga, no refrendara el Convenio de Flexibilización realizado por la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) y Endesa que buscaba generar ahorro de agua para miles de regantes en la Laguna del Maule, lo que los deja muy mal preparados para enfrentar una temporada tan difícil y seca como la que viene.

El convenio firmado en diciembre de 2015 por la DOH y Endesa permitió evitar el uso de las aguas de la Laguna del Maule porque los regantes dispusieron para riego de las aguas de La Invernada, embalse de propiedad de la hidroeléctrica. Además, este acuerdo permitió recuperar la Laguna del Maule pues la DOH se comprometió a devolver a Endesa sólo el 82% de lo prestado desde la Invernada. Sin embargo, el convenio no fue ratificado en el Ministerio, por presión de Agrícola Central, y no se podrán seguir realizando estos ahorros en las temporadas que vienen; solamente se facultó a la DOH a devolver el agua prestada.

Al respecto, el presidente de la Junta de Vigilancia del Río Maule, Carlos Diez, advirtió que “los más perjudicados seremos los regantes. Habíamos logrado empezar a recuperar la Laguna del Maule con el fin de tener mayor seguridad de riego en época de sequía, pero ahora no podremos seguir. Es realmente lamentable este hecho. Estábamos armando un buen colchón para los años más complicados que nos permitiría contar con agua en caso de ser necesario, Ahora no podremos asegurar que habrá disponibilidad de este recurso hídrico para toda la temporada con las implicancias que esto tiene para cada uno de nosotros”.

El máximo representante de la organización de usuarios de agua del Río Maule agregó que “una simple revisión de la historia reciente, registrada a través de los datos públicos de la DGA, permite desbaratar la argumentación de la Agrícola Central. La Junta de Vigilancia ha buscado un convenio con Endesa porque ha tenido toda la evidencia histórica a la vista. Seguir el camino que hoy impulsa la Agrícola Central, sería cometer los mismos errores de siempre, tropezar de nuevo con la misma piedra. Es más, la autoridad está consciente de los errores en la argumentación de la Agrícola, por esto ha autorizado la devolución del 82% del agua prestada por Endesa. Si el Ministro Undurraga decidió no ratificar el convenio fue sólo por temor a un conflicto entre regantes, tal como se señala en la resolución de la Dirección General de Obras Públicas que pone término al acuerdo, documento que destaca, además, que sí hubo ahorro en la Laguna del Maule gracias a esta gestión.”

Un poco de historia

En los últimos años se produjeron una serie de hechos que nos llevan a entender mejor la actual situación. En los años 2013 y 2014, y ante la grave situación hídrica que se avecinaba para los regantes, Endesa se acercó al entonces presidente de la JVRM para ofrecerle un convenio sobre las aguas de la Laguna Invernada, explicándole acerca de los beneficios de usar estas aguas en forma prioritaria y postergar la explotación de la Laguna del Maule. En ambas ocasiones, el presidente rechazó la oferta, convencido que el agua de la Invernada llegaría de todas maneras al río. Su razonamiento fue idéntico al que ha utilizado la Agrícola Central, esto es, que Endesa está obligado a generar, y que por lo tanto se ve obligada a liberar el agua de la Laguna Invernada y los regantes, por su parte, pueden hacer uso de ella cuando ya esté en el río. Lamentablemente, esto no fue así y, al no haber acuerdo, Endesa reservó el agua de la Laguna Invernada para generar en otoño, mientras que toda el agua requerida por los regantes debió salir de Laguna del Maule, agotando los recursos en esta última.

Prueba de lo anterior se encuentra en las cifras que maneja la Dirección General de Agua (DGA), que indican que el 1 de enero de 2014, la Laguna Invernada tenía 110 Hm3, y hacia finales de la temporada de riego, el 10 de marzo de 2014, tenía los mismos 110 Hm3. Por lo tanto, no hubo extracción.

Cambio de postura

La temporada 2016, y bajo una nueva presidencia, la Junta de Vigilancia decidió cambiar de estrategia, buscando una nueva forma de relacionarse con Endesa. Con el apoyo de la Dirección de Obras Hidráulicas, se logró un convenio con la empresa generadora para usar las aguas de la Laguna Invernada y ahorrar la almacenada en la Laguna del Maule. Como consecuencia de esto, al 7 de enero de 2016, la Laguna Invernada tenía 166 Hm3, y el 31 de marzo tenía 67 Hm3. Es decir, esta vez con convenio, Endesa sí liberó su agua en temporada de riego (casi 100 Hm3) y la Laguna del Maule permaneció cerrada, aumentando sus reservas.

“Pero como en todo orden de cosas, siempre existe algunos disidentes. En este caso la Agrícola Central, que bajo los mismos argumentos señalados por el entonces presidente de la Junta, decide manifestarse y solicitar la no validación del convenio firmado”, acotó Carlos Diez.

“El problema es que con todo esto, los principales perjudicados son los regantes, pues ven esfumadas las posibilidades de recuperar la Laguna del Maule y de tener gracias a esto seguridad y estabilidad en el riego, sobre todo en años tan difíciles como los que estamos enfrentando ahora, donde la sequía amenaza”, concluyó.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0