Cómo retomar la actividad física después del verano

Cómo retomar la actividad física después del verano

Se terminaron las vacaciones y así como los niños vuelven al colegio, regresa la congestión vehicular en las ciudades y otra vez todo vuelve a la norm

¿Cómo promover que los adolescentes busquen ayuda oportuna para problemas de salud mental?
Miércoles de calor extremo: Casi 40 grados se registrarán entre Valparaíso y el Maule
Lanzan “Fiesta del Patrimonio Vivo, Vino con Chupalla”

Se terminaron las vacaciones y así como los niños vuelven al colegio, regresa la congestión vehicular en las ciudades y otra vez todo vuelve a la normalidad, comienzan también nuestras ganas de dejar atrás aquellos kilos de más obtenidos en las vacaciones.
Por ello es que los académicos de la carrera de Pedagogía en Educación Física de la U. Católica del Maule, la directora de la carrera Jessica Mondaca y Ricardo González, entregaron una serie de recomendaciones para que el volver a la actividad deportiva no sea tan traumática.
“La idea es volver a tomar los buenos hábitos que teníamos antes de salir de vacaciones, ya que si bien en verano de forma natural realizamos más actividad física, como caminar, trotar, nadar, etc. es importante volver a lo sistemático”, comenzó relatando Mondaca.
Luego la directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Física agregó que todos debemos realizar actividad física al menos tres veces por semana, con un mínimo de 20 minutos, a lo que hay que sumarle una alimentación más sana bebiendo una alta cantidad de agua a diario.
Entre las recomendaciones entregadas por la académica para hacer deportes, está el aprovechar nuestro entorno. “Se puede hacer actividades tan simples como salir a caminar, andar en bicicleta, ir los parques y hacer ejercicios de estiramiento muscular, elongando nuestra flexibilidad, que es muy necesario. Son cosas sencillas que no requieren grandes espacios, ni máquinas” indicó.
“La invitación es a utilizar los espacios libres que tenemos, sobre todo antes de que llegue el invierno donde muchas veces por la contaminación ambiental no se puede hacer deportes ni actividad física”, continuó la académica UCM, agregando que “la finalidad de la movilidad articular y la elongación es mantener nuestros músculos en buen estado, por lo que se recomienda estirar antes y después de hacer actividad física, para ir preparando el cuerpo para subir el nivel de intensidad al comienzo y al finalizar para evitar que los músculos queden con alguna contractura que al otro día nos va a causar algún dolor”.
Ejercicio y control
Así como Jessica Mondaca nos recomienda sobre todo para comenzar a hacer deporte que seamos autodidactas y tengamos la iniciativa de exigirnos poco a poco, el académico UCM Ricardo González, valora el que nosotros mismos llevemos el control de nuestra frecuencia cardiaca.
“El pulso es una manera bastante simple de ir evaluando cómo progresa el rendimiento físico a medida que se va realizando deporte”, señaló el entrenador de natación de la U. Católica del Maule, agregando luego que “la idea es que cualquier deporte o actividad física que se realiza, sea sobre los 150 pulsos, el que depende de la condición física de cada persona, hay algunos que por llevar una vida sedentaria, al menor movimiento se alteran mucho”.
Para medirse la frecuencia cardiaca, el especialista aclaró que la máxima son 220 pulsaciones por minuto y se calcula contando durante seis segundos la cantidad de pulsaciones que tiene cada persona. “Puede ser con dos dedos presionando uno de los costados del cuello, a ese número obtenido se le agrega un cero, es decir si fueron 15 pulsaciones, en rigor son 150 las que se tienen”, explicó.
Además Ricardo González expresó que “la importancia de controlarse la frecuencia cardiaca es que sirve para ir monitoreando que las actividades físicas realizadas no sean ni tan suaves, ni tampoco excedidas de nuestra capacidad. De todas formas a medida que mejoramos nuestra condición física, a mayor esfuerzo van a haber menos pulsaciones”.
“Nuestro cuerpo se adapta rápidamente a la actividad física –continuó el académico UCM-, con dos o tres semanas de entrenamiento, ya se mejora considerablemente nuestra capacidad. Al mes el cuerpo es el que comienza a notar estos cambios positivos, a las ocho semanas uno mismo ya comienza a sentir los cambios y a las doce, es notorio para todo el mundo, porque hay cambios significativos”.
Por último Jessica Mondaca aconsejó a los padres a inculcarles el hábito de la actividad física desde pequeños a sus hijos, ya que tal como lo explicó “es muy importante estimular a los niños, porque el hábito se hace a temprana edad, por lo que la actividad física debiera ser parte de esta rutina diaria, entendiendo que el deporte hace personas más felices, con mejor calidad de vida”.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0