Carlos Ibañez del Campo

Longaví

Hasta enero está prohibida la extracción y consumo de erizo en fresco para proteger su período reproductivo
MOP del Maule cumple meta de 800 kilómetros de caminos pavimentados
Hospital de Curicó inicia plan de salud para inmigrantes

Nació en Linares el 3 de noviembre de 1877. Su padre fue Francisco Ibáñez y su madre, María Nieves del Campo. Realizó sus estudios en la Escuela de las Niñas Ortega, en la Escuela Pública Nº 1 y en el Liceo de Linares.

El 12 de marzo de 1896 ingresó como cadete a la Escuela Militar. Tras dos años como cadete y uno como alférez, pasó al Ejército con el grado de teniente 2o, destinado al Regimiento de Cazadores de la guarnición de Santiago.

Al inicio del siglo XX fue ascendido a teniente. En 1903 integró una misión militar contratada por el gobierno de la República de El Salvador. Durante esta ocurrió una guerra con Guatemala y aunque los instructores chilenos tenían indicaciones precisas de mantener neutralidad, Ibáñez participó victorioso en la Batalla de El Platanar o Las Escobas. Esto provocó un desborde de entusiasmo patriótico. Ibáñez fue incluido en las celebraciones y el Senado de El Salvador lo hizo teniente coronel.

En ese país conoció a la joven aristócrata Rosita Quiroz y Ávila. Se casaron el 11 de septiembre de 1907 y del matrimonio nacieron dos hijos, Rosita y Carlos.

En 1909 Ibáñez regresó a Chile acompañado de su esposa y de su hija recién nacida, Rosita. Años después, el 12 de octubre de 1918 una tuberculosis pulmonar terminó con la vida de su esposa y entonces el capitán debió enfrentar la difícil tarea de educar a sus dos hijos de corta edad.

Su carrera militar

Una vez en Chile en 1909, Ibáñez fue destinado al Regimiento de Cazadores. En 1912 ingresó a la Academia de Guerra, desde donde egresó como oficial de Estado Mayor en 1916; posteriormente ejerció como ayudante de la Inspección de Caballería.

En 1918 estuvo nuevamente en el Regimiento de Cazadores y luego fue nombrado director de la Escuela de Carabineros. Más tarde ejerció como prefecto de Iquique, responsabilidad que cumplía en el momento de las agitadas elecciones presidenciales de 1920, que llevaron a la presidencia a Arturo Alessandri.

El recién elegido Presidente lo nombró director de la Escuela de Caballería, uno de los más ambicionados cargos en el Ejército.

1924: irrupción de los uniformados en la vida política

En el ejercicio de su cargo en la Escuela de Caballería, surgieron las quejas castrenses en torno a los malos sueldos y jubilaciones, el mal equipamiento, los recursos insuficientes para la conscripción y la falta de movilidad al interior del Ejército.

En las elecciones parlamentarias del 2 de marzo triunfó la Alianza Liberal en ambas cámaras, lo que hizo suponer que Alessandri ?en esa coyuntura? podría realizar su postergado programa. Sin embargo, no fue así.

La crisis política y económica se agudizó. La oficialidad del Ejército seguía con especial atención el desarrollo de los acontecimientos. La oposición al gobierno había logrado bloquear la promulgación de varias leyes, algunas que afectaban directamente la situación de los militares.

Pero fue el proyecto de dieta parlamentaria el detonante que hizo estallar la situación.

El 4 de noviembre de 1952 Ibáñez regresó a La Moneda, después de una elección legítimamente ganada. Contaba con un 46,8 por ciento del apoyo de sectores muy heterogéneos.

En 1953, bajo el alero protector del nuevo gobierno, se cristalizó la unificación del movimiento sindical en la Central Única de Trabajadores (CUT), presidida por Clotario Blest.

Durante su gobierno se contrató a la Misión Klein Sack, consultora norteamericana, para que propusiera un plan estabilizador de la economía. Esta hizo una serie de propuestas de orientación liberal, por lo que contó con el respaldo de la derecha. Sin embargo, la gran mayoría de las recomendaciones no pudieron ser puestas en práctica.

Ibáñez dejó la presidencia en 1958, ya casi sin arrastre político. Falleció el 28 de abril de 1960.

[poll id=”29″]

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0